Google
Buscar en BUCEA.org
Web bucea.org
Página de inicio
Mapa índice Web
FOTOGRAFÍA SUBACUÁTICA
Galerías de Fotos Submarinas
Historia y Personajes
Tablas Deco
Física
Técnica
Fisiopatologías
Legislación
Actividades
Mostar Categorías
Artículos + populares
Publica tu artículo
FOROS
Noticias de Actualidad
Tablón de Anuncios
Compra-Venta de Material de 2ª mano
Correo Web Gratis
Directorio de Centros, Tiendas, Clubs...
Añadir Servicio
Indice de enlaces
Añadir enlace
eFisioterapia
Ole Mis Webs
OratgeNet.com
RumboNautico

 inicio > artículos de buceo > fisica

Se hunden los barcos hasta el fondo del mar o llega un momento en que la presion les impide seguir bajando?

Este artículo ha sido leído 35270 veces.
Versión Imprimible: Versión Imprimible
Leer/Insertar Comentarios: Leer/Insertar Comentarios
Recomendar este artículo: Recomendar este artículo
CALIFICACIÓN MEDIA:
Puntuación media:8.93

Un objeto se hunde en el agua si es más denso que ella. La densidad del agua es de un gramo por centímetro cúbico, y las sustancias como la piedra o los metales son mucho más densos que eso. Los barcos, aunque están construidos de grandes masas de acero, flotan porque en su interior encierran grandes espacios de aire. La densidad media del acero y demás materiales de construcción más el volumen de aire dentro del barco, es menor que la del agua. Si por accidente entra agua en el barco, la densidad media de los materiales de construcción más el agua del interior es mayor que la del agua, y el barco se hunde.
A medida que se hunde, va experimentando presiones cada vez mayores. En la superficie del océano la presión (debida a la atmósfera) es de 1.034 gramos por centímetro cuadrado de superficie. Diez metros más abajo, el peso de esa, columna de agua añade otros 1.034 gramos por centímetro cuadrado a la presión, y lo mismo para cada uno de los diez metros siguientes. La presión en el fondo del lugar más profundo del océano que se conoce es de mil cien veces la presión atmosférica, lo que equivale a más de una tonelada por centímetro cuadrado.
Tales presiones no tienen, sin embargo, ningún efecto sobre el empuje hacia arriba que experimenta un objeto al hundirse. La presión actúa en todas las direcciones por igual, hacia abajo, hacia arriba y lateralmente, de manera que el objeto sigue hundiéndose, sin hacer ningún caso del aumento de presión.

Pero hay otro factor. La presión comprime el agua y aumenta así su densidad. ¿No podría ser que, como consecuencia de ese aumento de presión, el agua se hiciese tan densa que el objeto dejara de hundirse y quedara flotando en las profundidades del mar?

¡No! El efecto de compresión es muy pequeño. Incluso a una presión de 1 tonelada por centímetro cuadrado, la densidad del agua aumenta sólo de 1 a unos 1,05 gramos por centímetro cúbico. Un sólido que tuviera una densidad de 1,02 gramos por centímetro cúbico se hundiría efectivamente en el agua, pero quedaría flotando a unos cinco kilómetros de profundidad. Los materiales de construcción ordinarios, sin embargo, tienen densidades muy superiores a 1,05. La densidad del aluminio es 2,7 y la del acero 7,8 gramos por centímetro cúbico. Los barcos metálicos se hundirían hasta el fondo de los abismos más profundos sin la menor posibilidad de flotar.

Pero supongamos que el océano fuese más profundo aún ¿Llegaría un momento en que una barra de aluminio, por poner un ejemplo, alcanzase una profundidad máxima? La respuesta sigue siendo ¡no!

Si los océanos tuviesen una profundidad de 68 kilómetros (en lugar de unos 11 como máximo), la presión en el fondo alcanzaría unas 7 toneladas por centímetro cuadrado y la densidad del agua 1,3 gramos por centímetro cúbico. Pero para entonces el agua ya no sería líquida, sino que se convertiría en una sustancia sólida llamada «hielo VI». (El hielo VI es más denso que el agua, mientras que el hielo I (el hielo ordinario es menos denso.)

Por consiguiente, el aluminio o cualquier otra sustancia de densidad mayor que 1,3 gramos por centímetro cúbico descendería hasta cualquier profundidad oceánica mientras el agua siguiese siendo líquida, y en último término iría a posarse sobre una superficie sólida que podría ser el fondo marino o ese hielo VI. El agua ordinaria nunca puede hacerse suficientemente densa para hacer flotar al aluminio y mucho menos al acero.

Artículo extraido de:
"CIEN PREGUNTAS BÁSICAS SOBRE LA CIENCIA"
ISAAC ASIMOV
, Alianza Editorial (1977)

subir Arriba


inicio # mapa web buceo # condiciones de uso # acerca de... # colaboraciones y agradecimientos

Webmaster: Javier Palacios | Fotografías: Jean Pastora & Isa Saudemont
Información Técnica: Alberto Palacios | Noticias y Actualidad: David Pau

La información ofrecida en www.BUCEA.org no pretende en ningún momento sustituir la formación de los cursos correspondientes. Resolución mínima 800x600.

BUCEA.org desde el 27 de Abril de 2000. Última modificación: 3 de diciembre de 2006.
Versión 3.0 - © BUCEA.org 2000-2007